PGR reserva ilegalmente información de Odebrecht–Braskem

Standard

“No se puede invocar el carácter de reservado cuando se trata de información relacionada con actos de corrupción. De acuerdo con las leyes aplicables no puede reservarse esta información”: R. Nahle

0417_braskem_idesa_3_internet

No hay duda de la belleza del Complejo, pero sí de la probidad de la empresa al convertirse en monopolio del polietileno en México

Javier Pulido Biosca

Revista Raíces

El escándalo de la empresa brasileña Odebrecht y su filial Braskem está siendo escondido por la Procuraduría General de Justicia, PGR, según se entiende del anuncio hecho por el Procurador General de la República, Raúl Cervantes Andrade, al dar a conocer que se reservará toda la información respecto a este caso durante 5 años.

A los más altos niveles del Estado mexicano están afectando los sobornos dados por Odebrecht y su filial Braskem a funcionarios, tanto de entidades federativas como de Pemex y CFE.

Ante esta información, la diputada federal Rocío Nahle García indicó en la tribuna del Congreso: “Aquí le digo al Procurador que, de acuerdo con la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información, no se puede invocar el carácter de reservado cuando se trate de información relacionada con actos de corrupción. De acuerdo con las leyes aplicables no puede reservarse esta información”.

Esto, inmediatamente coloca a la PGR cometiendo un delito en contra del pueblo de México y su derecho a la información.

La diputada federal indicó: “Hoy sabemos que Odebrecht entró a Michoacán, que estuvo construyendo parte de la empresa J. Mujica. Entró a Veracruz, Hidalgo y Guanajuato y que en todo tenía el mismo modus operandi que utilizó en PEMEX y la CFE: sobornos”.

Por último, detalló que hay contratos con Odebrecht para la construcción de las refinerías de Minatitlán; de Tula, por mil 55 millones de dólares, y la de Salamanca, así como los gasoductos Los Ramones, por mil 200 millones de dólares en su segunda etapa, y Quetzal, por 800 millones de dólares.

“Participaba y a la mitad de la obra pedía ampliación de presupuesto y en todos se lo daban, terminaba la obra costando en doble, subcontrataba, dejaba a empresas locales sin paga y era una constante”, aseveró.

Por si fuera poco, agregó, también se le otorgó el contrato en el Proyecto de Etileno XXI, por 2 mil 500 millones de dólares. “Se trata de contratos que fueron firmados por actos de corrupción y fraude”.

Y esto explica la reacción que tuvo la empresa Braskem al dar a conocer un boletín con la instrucción “para su publicación inmediata”, que a la letra dice lo siguiente: “Debido a la reciente cobertura de los medios de comunicación, Braskem Idesa ha aclarado que el acuerdo que firmó Braskem con el Departamento de Justicia de los EU (U.S. DOJ, por sus siglas en inglés) y la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) en diciembre de 2016 no contiene ningún informe ni reconocimiento de irregularidad alguna en relación con sus actividades en México, incluyendo también en lo que respecta al contrato de suministro de etano celebrado con Pemex”.

 

Las irregularidades que encubre el comunicado de Braskem

Lo anterior entraña una serie de anomalías:

  1. Dice no reconocer irregularidades de Braskem en México, lo que no significa que no hayan existido, sino que se siente apoyada por esa secrecía ilícita que está anunciando la PGR.
  2. También se excluye de los perjuicios que causa el contrato de suministro por el que despoja al país del 100% de su disponibilidad de etano, con lo que Braskem pasa a detentar el monopolio de producción de polietileno en el país.

Ambas cosas resultan en una turbiedad de tal magnitud que no basta con las simples declaraciones de Braskem, sino que hacen falta dos cosas:

  1. Que la PGR haga completamente transparente la investigación a las irregularidades de Braskem en México debido a que:
  2. Resulta inexplicable que Pemex y la Secretaría de Energía hayan pactado un contrato con Braskem por 69 mil toneladas de etano cuando la producción total de México era de alrededor de 70 mil toneladas. Ambas partes sabían y estaban obligadas a saber que de 2009 a la 2016 las cifras no cambiarían.

Esto se muestra con claridad cuando se toca el tema y los funcionarios de Braskem se apuran a insistir en que “no hubo complot alguno” o “para que el sector crezca es necesario tener inversiones”, cuando era perfectamente sabido que tales inversiones nunca se aplicarían y eso llevaría al cierre de las plantas de polietileno en Pemex, lo que ya sucedió hoy en día.

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s