Petróleo, poder y desarrollo

Standard

El presente es un libro en que explicamos el inicio de los trabajos petroleros en el sur de Veracruz, obra que iremos publicando por entregas con el pretexto de las conmemoraciones de la histórica Expropiación.

Atentamente,

Javier Pulido Biosca

0030

Cuando Porfirio Días visitó las obras del ferrocarril en 1905 le fueron mostrados pozos como el presente en las inmediaciones de Jáltipan y de Minatitlán, antes de aprobar la construcción de la refinería en 1906 y de inaugurarla en 1908

Introducción

 

La industria petrolera es la más poderosa del planeta y, desde sus inicios en la última mitad del siglo XIX, provocó la llamada “Segunda Revolución Industrial”, caracterizada por una intensa búsqueda de yacimientos a lo largo de todo el orbe, junto con el control de la producción y comercialización de los productos petroleros y petroquímicos en unas cuantas firmas de carácter transnacional, que hoy se llamaría “globalizado”.

Este crecimiento de la industria petrolera se dio al par del desarrollo de otros procesos, como el del transporte, que evolucionó en todos los medios.  Crecieron los ferrocarriles, que sustituyeron el carbón por el petróleo como combustible, a la vez que sirvieron para detonar la producción en las diversas zonas petroleras; creció la industria naviera, que exigió de cada vez mejores y más amplios puertos y también sirvió para transportar los productos petroleros y los insumos de la industria.  El automovilismo y la aviación se desarrollaron también gracias a la industria petrolera que proporcionaba combustibles para los cada vez más novedosos y potentes motores.

En México, país subordinado a las decisiones de los capitales externos por muchas razones históricas, el proceso seguido tiene todos los matices de la historia petrolera, estando actualmente en una encrucijada que corresponde con el panorama internacional de esta industria y su futuro próximo.

Una de las formas de relación social más singulares que se da en la historia petrolera de México es la peculiar manera en que se presenta el sindicalismo.  Si en todo el mundo el sindicalismo vive los cambios que van con el mundo del momento, en México el sindicalismo nace como una fuerza transformadora, simbolizada por la Casa del Obrero Mundial, y llega a ser factor decisivo para algunos cambios políticos, como es el caso de la Expropiación del petróleo, para ser sometido y subordinado como pocos movimientos sindicales lo han sido a escala mundial.

En todo este proceso industrial, político y social que viene dado con el petróleo, representan un papel decisivo las relaciones de poder, por lo que este estudio se centra en algunos detalles históricos que permitirán ver las relaciones de poder en el sur de Veracruz desde fines del siglo XIX hasta avanzado el XX.  Debido a esta razón el estudio se mueve constantemente entre lo que sucede en el ámbito nacional e internacional y lo que sucede localmente, incluso en otros ámbitos que no son directamente la industria petrolera pero que están estrechamente ligados con ella, ya sea circunstancialmente, como la producción agropecuaria se liga con las tiendas de raya de la compañía de Pearson a principios de siglo y se liga con los ranchos de las secciones sindicales a través de la llamada  “Canasta Básica” de los años 80′, tendiéndose redes de poder que ligan varias actividades económicas bajo las decisiones de una persona o un pequeño grupo.  En otros casos la relación no es circunstancial, sino necesaria, como el vínculo entre el ferrocarril, los puertos, la industria naviera, el desarrollo de ciudades y la producción petrolera.

Aparecen diferencias entre ciudades, las que son de origen ferrocarrilero y portuario, como Salina Cruz y Coatzacoalcos, o Rincón Antonio (hoy Matías Romero), que fueron trazadas como fundos urbanos bien planeados hacia el futuro, y las que son de origen petrolero, como Nanchital, Minatitlán, Aguadulce, Las Choapas o Cuichapa, que fueron pensadas como meros campamentos petroleros, sin planeación ni urbanización alguna, y que la fuente de trabajo las convirtió en ciudades, con grandes problemas de urbanización que cada una ha ido enfrentando según sus posibilidades.

En esto es que toca a las diversas secciones del Sindicato Petrolero la responsabilidad de urbanizar y hacer más habitables las ciudades donde moran sus agremiados.  El ejemplo más notable de esta actividad sindical lo encontramos en Nanchital, donde la Sección 11 ha conseguido una urbanización casi total de la ciudad, consiguiendo así pasar de villa a ciudad y a municipio libre en un reconocido esfuerzo.  No se han corregido los problemas de urbanización derivados del campamento inicial, pero se ha hecho más llevadera la situación y más confortable y sana la vida de sus pobladores.

El punto de partida del presente ensayo es la definición del poder.  Se trata de un punto de partida filosófico, cuya definición permitirá explicar el proceso histórico a partir de un principio explicativo.  La razón para buscar este asidero teorético es la intención de proporcionar al lector no una mera secuencia de actos aislados, quizá enriquecidos con muchos detalles, sino un sistema de explicaciones que permitan ver la manera como se han tejido los diversos sistemas de poder en el sur de Veracruz y el modo en que aparecen relacionados niveles que son netamente locales con otros que son de tipo global.

La disquisición inicial es netamente filosófica, porque no es posible hacer historia, como una ciencia que explica los eventos en el pasado, sin tener un punto de partida y un fundamento teórico.  Quizá esta sea la más notable diferencia entre la historia como conocimiento científico y la crónica, que presenta hechos sin enlazarlos mediante un principio explicativo.  Quedará al juicio del lector juzgar la medida en que pudimos lograr este objetivo y, por supuesto, qué tan atinada fue la selección del poder como hilo conductor de la historia petrolera del sur de Veracruz.

A partir de la disquisición inicial sobre el concepto de Poder se presentará una parte de la historia petrolera del sur de Veracruz dividida en tres diferentes momentos: la etapa que podemos decir formativa, que va desde 1882 hasta 1910; la Revolución y la del surgimiento de la industria petrolera nacional. Cada momento responde a diferentes configuraciones del Poder y el estudio busca mostrar cómo se conformaron en cada etapa.

Dejamos pendiente el escribir sobre el lapso que va desde la Expropiación Petrolera hasta la creación de la petroquímica nacional, así como de la etapa que va desde la petroquímica hasta la situación actual en que se ha dado marcha atrás a las conquistas del Pueblo de México dejando petroquímica y petróleo en manos de las empresas transnacionales que siempre las han codiciado. El estudio de estas dos últimas etapas debe ser presentado al público pronto, a fin de contar con una herramienta que nos permita ver el panorama completo del poder en Coatzacoalcos y su devenir en el sur de Veracruz.

Continuará

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s