Defienden patrimonio biocultural

Standard

El colectivo de pueblos indígenas del mundo se dio cita en la Conferencia de las Partes (COP 13), para presentar la Declaración de Ek Balam, que busca que la biodiversidad no se patente

 

1208_nuro-7

El maíz no es una mercancía, sino patrimonio de la humanidad

.

En el segundo día de trabajos formales de la COP 13, un grupo de 50 representantes de las culturas originarias de Canadá, Ecuador, Chile, China, India, Perú, México y Guatemala, leyeron la Declaración en la que afirman que son los legítimos poseedores, conservadores y mejoradores del maíz y toda la biodiversidad asociada.

Visualizan el patrimonio biocultural de los pueblos y de la humanidad desde cuatro diferentes ámbitos: la vida, la comunidad, la soberanía alimentaria y la integralidad. Advierten que el maíz no es una mercancía, sino el centro de la vida, con un valor sagrado para los pueblos originarios.

Por lo anterior, declararon que quieren respeto a los usos y costumbres de los pueblos indígenas, a sus prácticas colectivas y tradicionales de trabajo, y piden una discusión y consenso de manera representativa en cualquier discusión de toda ley aplicable a las semillas. También exigen no criminalizar el libre flujo de semillas entre los pueblos originarios y rechazan por completo el maíz transgénico en los países en los que han cultivado y conservado la planta.

Pensando a futuro, buscan que las instituciones de educación superior diseñen programas educativos basados en las necesidades y demandas de los pueblos originarios, y promuevan iniciativas de producción agroecológica ejerciendo el derecho a una alimentación sana, segura y adecuada, de acuerdo con la identidad cultural de cada pueblo.

Aquí el texto completo signado por los pueblos originarios:

 

 

rashide frias

Los pueblo originarios de todo el mundo conservan la biodiversidad como parte de su cultura

DECLARACIÓN DE EK BALAM

Reunidos en Ek Balam, Yucatán, México, en el centro de origen del maíz, 50 integrantes de pueblos originarios y campesinos del mundo, representando a organizaciones y miles de hijos e hijas de esta planta, declaramos lo siguiente:

  1. Que las comunidades indígenas y campesinas somos las legítimas poseedoras, conservadoras y mejoradoras del maíz y toda la biodiversidad asociada, hemos creado y resguardado en nuestros territorios, durante siglos, la riqueza biológica y cultural del mundo, esto sirve para recordarnos que somos diversidad de colores, formas, olores, sabores y saberes diferentes.
  2. Visualizamos el patrimonio biocultural de los pueblos y de la humanidad desde cuatro diferentes ámbitos: la vida, la comunidad, la soberanía alimentaria y la integralidad.
  3. No domesticamos al maíz, él nos domesticó, forma parte de la madre tierra; el agua, el viento, los árboles, los animales y todos formamos parte de esta colectividad y reconocemos que fue la mujer la creadora de la agricultura y de esta planta sagrada.
  4. El maíz es el centro de la vida con un valor sagrado para los pueblos originarios, junto con la biodiversidad y no son una mercancía.
  5. Los pueblos originarios hemos conservado, mantenido y mejorado, día a día, hasta la actualidad, todos los maíces y la biodiversidad vinculada al uso de la naturaleza.

Las y los participantes de este encuentro declaramos, a quienes se reúnen en Cancún durante el desarrollo de la COP13 lo siguiente:

  1. El respeto a la cosmovisión, los usos y costumbres de pueblos indígenas y comunidades campesinas y sus territorios.
  2. Respetar y reconocer las prácticas tradicionales colectivas de trabajo y solidaridad entre nuestras comunidades, lo cual ha permitido nuestra convivencia.
  3. Toda ley aplicable a las semillas y diversidad biológica debe discutirse y consensuarse de manera representativa, a través del consentimiento libre, previo e informado.
  4. Que ninguna ley criminalice el intercambio y libre flujo solidario de semillas entre los pueblos originarios y campesinos.
  5. Prohibir la entrada, siembra y comercio legal o ilegal de semillas transgénicas de maíz en todos los países cuyos pueblos originales han conservado y diversificado hasta la fecha esta planta y sus cultivos asociados. Prohibir también cualquier biotecnología que pongan en peligro la diversidad biocultural de los territorios de los pueblos originales.
  6. Que los gobiernos nacionales prohíban a empresas nacionales y trasnacionales poner en riesgo, destruir, apropiarse o patentar los recursos naturales de nuestros territorios, los agroecosistemas, paisajes bioculturales. y la biodiversidad en toda su expresión.
  7. Promover iniciativas de producción agroecológica ejerciendo el derecho a la alimentación sana, segura y adecuada, de acuerdo con la identidad cultural de cada pueblo, como estrategia política de soberanía alimentaria desde lo local.
  8. Promover y fortalecer la participación directa de las mujeres de los pueblos y comunidades indígenas y campesinas, en la toma de decisiones relacionadas con la reglamentación sobre recursos biológicos y conocimiento tradicional asociado.
  9. El fin de la discriminación por nuestra indumentaria, forma de hablar o color de piel.
  10. Ampliar, fortalecer y articular las redes de producción y preservación de semillas nativas a nivel nacional.
  11. Crear materiales de difusión, en las lenguas originales, apropiados para la realidad de nuestros pueblos y comunidades indígenas que ayuden a socializar leyes, tratados y convenios que se negocian a espaldas de los pueblos.
  12. Que las instituciones de educación superior diseñen programas educativos basados en las necesidades y demandas de los pueblos originarios, surgidos del diálogo de saberes y la interculturalidad.
  13. Cualquier resultado emanado de esta COP13 del CDB debe respetar los acuerdos internacionales de derechos humanos, particularmente la Declaración de las Naciones Unidas Sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Convenio 169 de la OIT, sin supeditar este marco a arreglos nacionales ni sub-nacionales; sólo así, con un respeto jurídicamente vinculante a nuestros derechos se garantizará que el CBD no incurra en violaciones a esos derechos inherentes. Reconocer que los pueblos originarios tenemos derecho a la libre determinación, lo que incluye mantener, controlar, proteger y desarrollar nuestro patrimonio cultural, conocimientos tradicionales, ciencias, tecnologías y culturas, comprendidos los recursos humanos y genéticos, las semillas, las medicinas, así como el conocimiento de las propiedades de la fauna y la flora.

 

Ek Balam, Yucatán, 3 de diciembre de 2016

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s