Desde 2017 Pemex tendrá superávit

Standard

Cifras de la macroeconomía anuncian ganancia primaria a partir de 2017

Han sido saldadas las cuentas con los proveedores con apoyo del gobierno federal y buenas prácticas administrativas, dijo González Anaya, cosa que desmintieron proveedores locales de la paraestatal

Al exponer el Plan de Negocios de la paraestatal, explicó las soluciones que se han dado a algunos de los problemas financieros, pero omitió decir con claridad que buscan deshacerse de los complejos petroquímicos

1106_pemex_plan_negocios-2

Anuncian con optimismo el requiescant de la paraestatal

Coatzacoalcos, Ver.

Javier Pulido Biosca

Revista Raíces

Un optimismo ficticio inundó la presentación del Plan de Negocios de la paraestatal para el lapso de 2016 a 2020 por parte del director de Pemex, José Antonio González Anaya, quien el pasado jueves, en punto de las 11 de la mañana.

Todos los presentes eran conscientes de que el evento no sería sino la confirmación de lo que se percibe en todo el país: Pemex tiene poco para salir adelante en las condiciones actuales: Romero Deschamps, del STPRM fue felicitado por la defensa de los trabajadores petroleros, cosa ficticia para todos los que han sido eliminados de la nómina de Pajaritos, Cangrejera, Morelos y de otros centros de trabajo.

Palabras huecas y trastabillones lingüísticos caracterizaron la intervención de Pedro Joaquín Coldwell, secretario de energía.

 

Pago a proveedores

Una de las afirmaciones que impactaron a los interesados fue cuando dijo que han sido saldadas las cuentas con los proveedores, “porque no es buena fórmula quedar mal con los proveedores”. Recalcó: “no me dejarán mentir los proveedores aquí presentes…”

No sabemos quiénes hayan sido esos proveedores que no dejarían mentir al funcionario, pero consultamos a proveedores locales y nos dijeron que “Pemex tiene una estrategia, después de hecho el trabajo permiten ingresar la factura hasta 180 días después (6 meses) y a partir de ese momento tardan un tiempo más en pagar”.

A partir del ingreso de la factura, el proveedor puede acordar con los bancos un convenio de factoraje, en que las instituciones de crédito pagan un porcentaje de las facturas y el remanente se cubre cuando Pemex liquida la deuda y el banco cobra el costo del financiamiento, que también carga en la cuenta del proveedor.

 

El superávit de Pemex

Este año ha sido de ampliar recortes y venta de activos para hacer viable la empresa y afirmó que para 2017 se tendrá un superávit primario, cosa que había dejado de lograrse desde hace tiempo. Y afirmó que todo esto está contemplado con los actuales precios del petróleo y el mercado internacional.

En parte de su intervención destacó que se ha reestructurado la empresa, dando prioridad al área de Pemex Exploración y Perforación; indicó que en el área llamada de Producción Industrial se tienen las refinerías y “aún conservamos algunas instalaciones de la petroquímica”, expresión que puede ser interpretada como la confirmación de que lo restante de los complejos petroquímicos habrá de ser vendido a los diversos postores privados.

 

Rematarán la petroquímica

En todo el discurso de González Anaya no se mencionó explícitamente la venta de las instalaciones petroquímicas a la industria privada, pero al decir “tememos todavía” se declara la intención de dejar de tenerlas.

Y es que se ha dicho en el discurso oficial que la petroquímica no es rentable. Cierto que si no lo fuera las empresas que participan ahora en la petroquímica, como Idesa, Braskem, Unigel, Alpek y otras no participarían.

Pero también es cierto que la rentabilidad que tiene la extracción de crudo es mucho más rentable que la producción de petroquímicos. Dada la situación actual, la extracción del crudo mexicano tiene un costo promedio de 8 dólares por barril y se vende arriba de los 48 dólares, 600% de ganancia, mientras que la petroquímica tiene una rentabilidad menor.

El problema no es que Pemex deje de ser rentable, sino que su rentabilidad se ve reducida por la vía de impuestos. Pretendidamente esto es lo que resuelve el plan de negocios de González Anaya.

 

El campo Trion

Con el argumento de que se ahorran 13 mil millones de pesos, anunció la próxima licitación del Campo Trion cuyo fallo lo darán la Comisión Nacional de Hidrocarburos y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, la que avalará los posibles estudios de impacto social.

Pero este es el caso delicado. Empresas como British Petroleum, BP, que se han negado a indemnizar por los daños provocados a pescadores mexicanos de los estados costeros del Golfo por el derrame del Pozo Macondo, se les ha permito participar sin que medie objeción alguna, porque la ley de hidrocarburos aún no lo exige, pero los derechos humanos, económicos, sociales y culturales sí.

En suma, el Plan de Negocios de Pemex dejo, en la mayoría de los escuchas, un sabor a engaño y traición a los intereses de la Nación enmascarados con cifras de la macroeconomía que maneja con destreza José Antonio González Anaya.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s