Aniversario de un México ausente

Standard

Los “actos patrióticos” y los símbolos externos ya no sirven para tapar la apatía de que somos responsables todos los mexicanos

0909_casasola

La mujer siempre ha sido factor para que los pueblos venzan… O fracasen

Plano Inclinado

Javier Pulido Biosca

Vemos casas y vehículos y extraña la ausencia de la que puede llamarse “clásica” banderita. Por allá, apuradamente vemos un vehículo del año, cristales polarizados y manejo agresivo, que trae puesta su banderita. Algún negocio que vende cerveza –de esa que ya no es mexicana y cuya calidad se ha desplomado para beneficio de alguna cervecera extranjera– que enarbola con hipocresía su banderita. Algo ha sucedido que los mexicanos tenemos la mirada puesta en otras cosas.

Y no es por la “globalización” que trae miseria a los pueblos para enriquecer consorcios. Tampoco es por el mal gobierno de alguno de todos esos partidos que toman el poder para disponer a su capricho de los recursos que les pagamos por la vía de impuestos y de los que no nos rinden cuentas ni resultados.

Tampoco es porque hayan dejado de ser mexicanas las empresas productoras de tequila, cerveza, alimentos, por no decir vehículos, ropa y hasta para satisfacer la más íntima de las necesidades.

Ni son las causantes de esto las cadenas televisivas que imponen su mini criterio para difundir la música, las ideas, las novelas y noticieros que piensan por las grandes masas de los mexicanos, les dicen qué les gusta y lo que deben sentir. Imponen incluso patrones morales para ahorrar a los mexicanos la molestia de hacerse responsables de sus decisiones.

Ninguno de estos factores es la causa de esta ausencia de identidad, de alegría, de goce por la vida, de esa carencia de horizonte y de futuro que se vive en este país, uno de los más ricos del orbe, de los que mayor variedad de producciones culturales en todo el mundo. Un país rico en música, narraciones, letras, color, paisajes, bebidas de todo tipo, alimentos que engalanan las más exigentes mesas para halagar a todos los gustos y paladares.

Somos los propios mexicanos, adocenados en esa apatía estúpida, que llenamos las playas, carreteras y calles de basura para que se vea mal, tan mal como nos vemos a nosotros mismos, tan mal como nos sentimos con nuestra abulia.

Somos los mexicanos quienes, como borregos, dejamos que otro piense por nosotros mismos porque nos da flojera pensar, los que hemos llenado de violencia contra nosotros mismos y nuestro entorno para quejarnos luego de que hacen falta vigilantes, y vigilantes que vigilen a los primeros y así, hasta el infinito.

Somos los mexicanos que, adictos a la pereza y al desconocimiento de nosotros mismos, los que hemos dejado que todos nos pase, para no sentirnos responsables del México que hemos creado, del mal gobierno que hemos permitido y de las formas de esclavitud a las que voluntariamente nos sometemos.

Aún así, tiene sentido gritar ¡Muera el mal gobierno! Y ¡Viva México! Siempre que estemos dispuestos a entender y comprometernos con lo que eso significa.

Advertisements

One thought on “Aniversario de un México ausente

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s