Diputados retrógradas criminalizan el aborto

Standard

Diputados inconscientes fomentan la clandestinidad

Antes habría que garantizar que cada madre y cada familia tengan asegurado el sustento, la educación y la salud

0729_aborto-facebook4

El respeto a la vida es también respeto a las decisiones sobre el propio cuerpo

Javier Pulido Biosca

Revista Raíces

Sin darse cuenta, un grupo de diputados ignorantes de los límites entre lo público y lo privado, faltan el respeto a la mujer y a la vida privada al aprobar una ley que convierte en delito un caso de conciencia: el aborto.

Con esto entran en las malas prácticas de un sistema fascista, ya que fomentan que las mujer tenga que esconderse para decidir sobre su propio cuerpo, pues no cabe duda que el producto biológico que está dentro de la madre es parte de la madre hasta que puede tener vida independiente. Entonces sí es un ser humano al que debe protegerse en todos los actos de su vida y de su derecho a decidir.

Aunque se pueda argumentar que eso que hay en el vientre materno podría tener alma y sentimientos, no deja de ser esta argumentación una postura de tipo religioso que se impone a todas las mujeres, incluso a las que no creen que el alma exista independiente del cuerpo. Imponen estos ignorantes de la diferencia entre lo público y lo privado, un criterio religioso, que es privado, en un ámbito público, que es el derecho de la mujer a decidor sobre su propio cuerpo.

Y esta ignorancia gazmoña argumenta que está garantizando el derecho a la vida, sin antes garantizar el derecho a realmente poder vivir la. Antes habría que garantizar el derecho a la salud, logrando que ningún drenaje se vertiera a cielo abierto y a los cuerpos de agua de Veracruz. Antes habría de garantizarse el derecho a la alimentación, para que cada habitante de la entidad tuviera acceso a una alimentación, sin distingo de clase social, nivel de ingresos ni actividad productiva.

Antes de decidir que todos los productos biológicos en el seno materno merecen vivir habría que garantizar que cada madre y cada familia tengan asegurado el sustento, la educación y la salud.

Antes de tomar esta decisión fascista que invade la conciencia de las mujeres habría que garantizar que todo habitante de Veracruz viviera una vida digna, sin amenazas ni la pérdida de paz que caracteriza nuestros días.

 

Fomenta la clandestinidad

Nadie puede pensar que interrumpir un embarazo no deseado es un juego. La mujer que aborta se ve sometida a los riesgos de perder la matriz, de sufrir una infección que derive en su propia muerte. Un aborto es una operación quirúrgica en que se ve sometida a los riesgos de los anestésicos y a las emociones depresivas de toda cirugía.

Al criminalizar el aborto lo que hacen estos retrógradas del Congreso es impulsar a que los médicos que practican estas cirugías lo encarezcan, negando el acceso a las clases más necesitadas, que son las que menos se desea que tengan hijos por el estado de desprotección que tienen bajo la ley de Veracruz.

Les queda viajar a otras entidades menos gorilescas, como la ciudad de México, y allá practicarse esta operación en condiciones de seguridad.

Brillantes los diputados gazmoños que buscan quedar bien con las ideas de otros sin poder dar auténtico derecho a la vida en una entidad en que priva la violación a este derecho fundamental.

 

¿Quiénes son?

Por el PRI

Todos, excepto el valiente diputado Marco Antonio Del Ángel Arroyo, oriundo de Misantla.

Por el PAN todos votaron por criminalizar a la mujer.

Por el Partido Verde se salvan los que votaron en contra: el diputado Eduardo Sánchez Macías, del distrito de Martínez de la Torre: el diputado Jesús Vázquez González, de Acayucan; y la Diputada Mónica Robles Barajas de Coatzacoalcos, mujer coherente para expresar sus ideas y defender a la mujer.

Del PANAL

La diputada Jacqueline García Hernández, de Orizaba y presidenta de la Comisión de Derechos Humanos en el Congreso.

Del Movimiento Ciudadano

El diputado Cuauhtémoc Pola Estrada, quien es diputado plurinominal.

Del PRD

Los dos diputados, Jesús Alberto Velázquez Flores y la diputada Ana María Condado Escamilla votaron valientemente en contra de la ley que criminaliza a la mujer.

Del PT

Mostrando la incongruencia con los trabajadores el diputado Eladio del Ángel Zumaya, diputado impuesto por la mesa directiva de la legislatura de Veracruz, mostró ser incongruente con una postura del respeto a los derechos de la mujer y votó a favor de la ley que criminaliza el aborto.

Del AVE

Aún siendo un partido estatal, el diputado Francisco Garrido Sánchez voto en contra de criminalizar el aborto

Por último, el diputado independiente Domingo Bahena Corbalá, oriundo de Jáltipan, mostró esa cara acomodaticia que ha tenido en su carrera política y votó para criminalizar a la mujer.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s