RESPETO HACIA LA NATURALEZA

Standard

 

Es importante integrar al hombre con lo sagrado en la naturaleza

0727_Cueva

Al interior de oquedades halladas en grandes elevaciones, vistas como sitios sagrados, sigue rindiéndose acendrada veneración hacia los elementos que nos procuran existencia terrenal

Rafael Alcántara-Conde

En una reciente conferencia de la arqueóloga María de Lourdes Hernández Jiménez ella nos ampliaba la información que, durante sus recorridos de investigación en campo por el área de la cuenca del Uxpanapa, se sigue teniendo la noción acerca de innumerables vestigios en los asentamientos localizados y aporta huellas sobre probables desplazamientos de tránsito efectuados durante los períodos Clásico y Posclásico, convirtiéndose el área en un histórico cruce de caminos precolombinos; pero además, la concepción de que existiera una ‘montaña sagrada’ como representación simbólica de fuerzas energéticas proveedoras con recursos de subsistencia, la reproducción, y continuidad en todos los planos de una existencia mundana.

 

Es admirable la visión del pensamiento cosmogónico autóctono, que prevalece entre gente indígena, y donde al ser humano se considera solo como una de las partes integrantes de lo sacro, conformado esencialmente por los elementos fuego, aire, agua y tierra; lo cual desde hace siglos se demuestra con las ofrendas rituales depositadas en sitios seleccionados para la veneración, como el interior de ciertas cuevas y nacederos de corriente cristalina, al igual que guardando respeto con los ciclos de la vegetación destinada a su cultivo, y solicitándole permiso a los númenes del cerro cuando se quiere recolectar leña o tener una pieza de caza.

 

Sin embargo, esto tal parece no ha cruzado nunca por la mente de los representantes de la SEMARNAT al consentir negligentemente que para darle imprevista salida hacia la parte de Allende a la vía del mítico túnel sumergido, se haya cercenado un cerro original que estaba hace añales formado y aparte azolvar a cuerpos de agua, sin interesarles el irreparable daño causado a nuestra ecología local; únicamente por el mero afán de dar facilidad ‘en aras del progreso’ a los proyectos de quienes, como ha sido patente, solo están dedicados a medrar del erario estatal antes que pensar en afanarse para servir al desarrollo del bienestar común.

r_alconde@yahoo.com.mx

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s