Día de la Marina Nacional

Standard

Basada en la exigencia Constitucional de que la tripulación de los barcos mercantes y de guerra mexicanos deban de ser tripulados por mexicanos por nacimiento, el festejo conmemora la primera embarcación que cumplió con esta exigencia legal

0602_dia marina

Funcionarios federales, como el director de la API Coatzacoalcos, Ovido Noval Nicolau y militares de la Armada de México y del Ejército Nacional representaron al pueblo de México en esta conmemoración

 

Javier Pulido Biosca

Revista Raíces

La conmemoración del Día de la Marina Nacional tiene una larga historia y en éste coinciden eventos de muy diversa índole, tanto mercantiles, como legales y hasta bélicos.

El punto de partida es el Artículo 32 de la Constitución Política Mexicana, que exige la nacionalidad mexicana “para todos los capitanes, pilotos, patrones, maquinistas, mecánicos y, de una manera general, para todo el personal que tripule cualquier embarcación o aeronave que se ampare con la bandera o insignia mercante mexicana. Será también necesaria para desempeñar los cargos de capitán de puerto y todos los servicios de practicaje”.

Y el párrafo final del citado Artículo establece que “los mexicanos serán preferidos a los extranjeros en igualdad de circunstancias, para toda clase de concesiones y para todos los empleos, cargos o comisiones de gobierno en que no sea indispensable la calidad de ciudadano.

El fondo nacionalista del Artículo 32 es de crucial importancia en un país cuyos valores cívicos hoy en día se están desmoronando debido a las “reformas estructurales”, que están despojando hasta de la identidad a los mexicanos.

Por eso es de notarse esta celebración.

0602_dia marina 2

Ofrenda a los marinos caídos en el cumplimento de su deber es depositada por el director de la API, Ovido Noval Nicolau

El primero de junio de 1917, pocos meses de haber sido promulgada la Constitución Mexicana, zarpó el primer buque mercante mexicano que cumplía con la exigencia constitucional, el vapor Tabasco, con la totalidad de la tripulación compuesta exclusivamente por mexicanos de nacimiento y bajo el mando del Capitán de Altura Rafael Izaguirre Castañares.

Como primer oficial el Capitán de Altura Adrián Tiburcio y como jefe de máquinas Heraclio Ramírez.

Un antecedente de esta propuesta hecha por el general Cándido Aguilar, diputado constituyente en esas fechas, basada en la insistencia de la Liga de Oficiales Navales, fundada en el año de 1905 ya que antes de que entrara en vigor el citado artículo, los capitanes, jefes de máquinas y oficiales de los barcos mexicanos eran todos extranjeros.

En 1942

La primera vez que se conmemoró esta fecha con una celebración oficial que año con año viene realizándose fue el 1 de junio de 1942 y se llevó a cabo en Coatzacoalcos, con la presencia del presidente Ávila Camacho.

En los años anteriores, Coatzacoalcos, (que había recuperado su nombre original desde 1934, que le fue arrebatado por el de Puerto México, más fácil de pronunciar por los extranjeros que operaban las empresas del ferrocarril y puerto, así como del petróleo, pero que rompía con la identidad nacionalista heredada muchas veces de la época prehispánica), tuvo una fuerte caída en la operación portuaria, por lo que solicitaron a Ávila Camacho que hiciera algo para reactivar la operación portuaria, de la que vivía el comercio de la ciudad.

La respuesta fue una obra de rehabilitación de la escollera poniente, un tanto deteriorada por 35 años de utilidad sin mantenimiento alguno. A esta obra se adicionó la de las tres escalinatas que unen la calle de Colón con la que hoy se llama Paseo Ávila Camacho.

También se trasladó la luminaria del faro, que estaba originalmente colocada en la proximidad de la esquina de Lerdo con Corregidora, para ser instalada en la torre construida para ese fin en Allende y a la que se le puso el nombre del Capitán de Navío Lucio Gallardo y Pavón, comandante del buque tanque Potrero del Llano, incautado al gobierno alemán meses atrás y que fue hundido por un submarino alemán el 13 de mayo de 1942 frente a las costas de Tampico y que viajaba con un cargamento de combustóleo con rumbo a un puerto de los Estados Unidos.

Ese mismo día que el presidente Ávila Camacho honró a los marinos de guerra mexicanos que perecieron en los sucesivos hundimientos de los buques incautados a los alemanes por México, fue que se declaró la beligerancia del país contra las potencias del eje.

La historia es más rica que el corto espacio que destinamos a este texto informativo. Más informes en raices1@prodigy.net.mx

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s