EL PERFIL DE LOS CANDIDATOS

Standard

Refuerzo de Letras

Rafael Alcántara-Conde

Cronista Adjunto de Coatzacoalcos

0524_Voto

Cualquier resultado de un proceso electoral podría ser legítimo, siempre que la ciudadanía tenga fundamentado su voto con el conocimiento previo de la trayectoria de quien prefiera.

Iniciada de manera más formal, desde comienzos del mes, la contienda política para elegir a los nuevos integrantes del Cuerpo Legislativo en el estado; tanto a través de la publicación impresa en los medios masivos de comunicación, como por declaraciones de simpatizantes, se han dado a conocer ante la ciudadanía los nombres de múltiples aspirantes a los cargos de representación popular correspondientes a cada distrito, al igual que lemas de campaña, y desde luego las siglas de los partidos que les postulan; e insistiendo machaconamente a toda hora en que las respectivas ofertas presentadas son sin lugar a duda la más idónea, dadas las circunstancias actuales de inseguridad, corrupción, impunidad, falta de empleos, etc., etc.

 

Sin embargo, en ningún momento y desde un principio, se llega enterar a los potenciales electores cuál ha sido la trayectoria social y política de los contendientes: su edad, lugar de nacimiento, los progenitores, la preparación escolar o académica, experiencia profesional, cargos públicos desempeñados, afiliación a círculos, corporaciones o movimientos, porque ello cuenta mucho tal cual se requiere manifestar cuando alguien llega a solicitar un empleo remunerado. A lo sumo solo le muestran al cautivo votante una fotografía, pero eso no dice nada o, más bien, resulta una máscara ante la verdadera personalidad del pretendiente.

 

Fuera más interesante y valdría harto que cada candidato, independientemente que fuera o no electo, diese a conocer sus propias ideas sobre administración de justicia, ejercicio de la libertad, solidaridad humana, cuidado del patrimonio cultural, desarrollo económico, pero sustentado previamente con acciones efectivas; en vez de dedicar el tiempo propagandístico a lanzar acusaciones oportunistas o temerarias y sin hacer alarde de recursos demagógicos ni ostentación del grupo racial al que se pertenezca; para así conferirle a la ciudadanía estar en mejor condición de poder emitir el voto, fundado en un conocimiento de su preferencia.

 

Comentarios: r_alconde@yahoo.com.mx

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s