Veinte años de documentar el son

Standard

En Jáltipan se realizó evento cultural más importante del año de todo el sur veracruzano

 

1229_jaltipan 6

Detalle del encuentro para celebrar 20 años de  Los Cojolites

Javier Pulido Biosca

Revista Raíces

Este año se cumplieron veinte del Centro de Documentación del Son y del grupo musical Los Cojolites. Veinte años de significativo trabajo cultural que ha cristalizado de múltiples maneras y que, para celebrarlas, se llevó a cabo un completo festival cultural que duró dos días y en que hubo música, comida tradicional, venta de productos culturales, presentaciones de libros y, sobre todo, mucha camaradería.

Hay que reconocer que hace veinte años no éramos los mismos que somos ahora. En esa época la cultura hegemónica impuesta por los medios de comunicación puso en riesgo de extinción el rico patrimonio cultural que representa el son y todas las actividades de que se rodea, que resultan signo de la identidad en las diversas regiones de México.

1229_jaltipan 3

Noé González, requinto y director musical de Los Cojolites

En esa época el “movimiento jaranero”, como se complacen en llamarle algunos, era una auténtica actividad de resistencia cultural ante los embates de los medios, se hablaba de preservación de esas tradiciones y se tuvo una actitud como de museo, para conservar los sones de la manera en que se tocaban otrora. Esto dio lugar a múltiple discusiones baladíes sobre la manera de tocar cada son, tanto en instrumentación como en tiempo y afinación. Se interesaron historiadores, antropólogos, musicólogos, promotores culturales y todos aportaron sus puntos de vista y también sus dogmas.

Pero el caso es que el son se siguió tocando, ahora por muchos jóvenes, gustó a las muchachas el desenfado de los músicos, la soltura del baile, la conquista de la fiesta. Y rompió la barrera impuesta por los monopolios de los medios masivos. Retomó su auténtico carácter popular y creció en el gusto de un público cada vez más extenso y variado.

Y en su vida como elemento de la cultura popular retomó algunas de las características de la vida del pueblo mexicano. Incorporó nuevas temáticas en la versada, nuevos instrumentos se incorporaron y se rompió también con la camisa de fuerza que la ortodoxia de museo aspiró a imponer.

En este proceso es significativa la aportación que han venido haciendo grupos como Los Cojolites quienes, sin dejar de tocar los ritmos del son, han incorporado instrumentos de diversos orígenes, el cajón, los bongós y el marimbol, así como las tumbadoras el yembé hacen honor a la raíz negra en la cultura mexicana y latinoamericana. También se incorpora el bajo eléctrico y la batería.

1229_jaltipan 4

Ricardo Perry Guillén, director general y alma de Los Cojolites

El resultado es de un gran cromatismo musical. En manos de los cojolites el requinto se acerca al de los grandes virtuosos del rock & roll, sin dejar de ser son lo que se toca, la batería y el bajo le acercan al metal, enriquecido con la percusión afro antillana, tumbadoras y bongós. Son, siempre son es lo que tocan, pero aprovechan otros géneros para mostrar que el son sigue siendo raíz y vida para la música universal. En ese plano están ya colocados después de veinte años de trabajar a diario en la propuesta que tiene un nombre: Los Cojolites.

PARTICIPA DAVID HARO

Quizá el más reconocido trovador mexicano sea David Haro, oriundo de Jáltipan y reconocido en el ambiente de la trova, la poesía y la música latinoamericana.

1228_jaltipan

David Haro, trovador y Johnny, requinto

Estuvo presente y deleitó a los más exigentes con una gracia y una modestia digna de mención. Su trabajo guitarrístico gustó hasta a los menos familiarizados con la música de trova. Se presentó acompañado de un requinto egresado de la facultad de artes de la Universidad Veracruzana, a quien llamó Johnny y cuyo apellido pasó desapercibido.

La maestría en el manejo de la guitarra clásica convirtió a las piezas tocadas por Haro y Johnny en auténticas piezas de concierto. Ritmos de minueto, requinteos precisos y sobrios dejaron al público en una derrama de aplausos y gritos de ¡bravo!

NUEVA NOMINACIÓN AL GRAMMY

Por segundo año consecutivo, Los Cojolites fueron nominados al premio de la industria disquera estadounidense al que han llamado grammy en honor al gramófono que se usó al comienzo de la industria discográfica.

Los Cojolites han sabido usar sus nominaciones para hacer crecer al grupo y hacerlo más interesante al público que, aunque no entienda de música si se deja llevar por estas preseas que resultan significativas para la cultura de masas.

 

Cierto es que la calidad del espectáculo fue la más notable del 2015 que termina en el sur de Veracruz. Cierto que la cultura popular rebasa los controles de la cultura de masas. Pero también es cierto que Los Cojolites tienen ya la madurez para saber quiénes son y seguir siendo las mismas personas y los mismos músicos comprometidos, aún cuando la industria disquera busque apoderarse de sus obras. Saben bien a dónde tienen puesto el corazón y el rostro que han defendido.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s