Pemex y la Ley de Ingresos para 2016

Standard

Perspectivas poco halagüeñas para 2016

Gradualmente se observa el deterioro financiero y productivo que es inducido en Pemex

Gradualmente se observa el deterioro financiero y productivo que es inducido en Pemex

Fluvio Ruíz Alarcón

La discusión en curso en el Congreso de la Unión, del Paquete Económico para 2016, permite entrever perspectivas nada halagüeñas para Pemex, nuestra empresa productiva del Estado. Incluso la agencia Moody’s, recientemente comentó que Petróleos Mexicanos necesita ayuda gubernamental para enfrentar la caída de su producción a los niveles de la última década del siglo pasado. Sin embargo, añadió, el gobierno sigue empeñado en darle prioridad a disminuir el déficit público en plena caída de los precios del crudo. Aquí habría que señalar que esta disminución contable del déficit, se apoya en artilugios como la no contabilización de las inversiones de Pemex y la CFE; ni de las correspondientes a la novedosa categoría de “inversiones de alto impacto”, que ninguna disposición jurídica contempla.

Así las cosas, en las primeras horas del martes 20 quedó aprobada en la Cámara de Diputados la Ley de Ingresos y la conocida como miscelánea fiscal; siendo turnadas para su análisis y aprobación, al Senado de la República. En lo que respecta a Pemex, es importante subrayar que desde el inicio y en un acto de elemental sensatez, la Secretaría de Hacienda -con la opinión favorable del Comité Técnico del Fondo Mexicano del Petróleo-, anunció que no tomaría el dividendo estatal previsto en la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos, dados los resultados financieros de la empresa productiva. Un segundo elemento positivo, fue la reserva presentada por el Coordinador del PRD en la Cámara de Diputados y aceptada por el pleno; para introducir un artículo transitorio que permitirá, en cumplimiento de un mandato expreso de la reforma constitucional en materia energética:

1) Dar plazos para el reconocimiento del justo valor económico de las inversiones hechas por Pemex en las áreas que no retuvo en la Ronda Cero;

2) Recuperar en el ejercicio fiscal 2016, al menos el valor de las inversiones hechas en las áreas que sean entregadas este año, en las tres licitaciones que se realizarán de la Ronda Uno.

En contraste con estas resoluciones, no se contempló ninguna modificación a la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos, que define el régimen fiscal de Pemex. Tal y como lo hemos señalado antes, para 2016, el límite de deducción apenas se eleva a 11.075% del valor de la producción, por lo que a un precio promedio de 50 dólares por barril, con el que se construyó el paquete económico; Pemex solo podría deducir 5.54 dólares por barril producido: un dólar menos que los 6.50 dólares que podía deducir antes de la reforma energética.

Por otro lado, la modificación de 15.90 a 16.40 pesos por Dólar; del tipo de cambio estimado para la elaboración de la Ley de Ingresos, no se reflejó en una mayor disposición de recursos de inversión para Pemex. Los diputados decidieron trasladar al balance financiero, el incremento de alrededor de 7,600 millones de pesos de los ingresos propios de nuestra petrolera. Como el déficit general se mantuvo, esto significa que los diputados optaron por tomar esos recursos, vía endeudamiento, para repartirlos en el Presupuesto de Egresos de la Federación. Una decisión desafortunada pues lo que se necesita es inversión productiva para impulsar la economía.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s