Peña Nieto, México y la Cueva de Alí Babá

Standard


José Luis Ortega Vidal


(1)

Para los economistas, empresarios, políticos y periodistas especializados, términos como Producto Interno Bruto (PIB), Ingreso Per Cápita (IPC), Devaluación, Inflación, Depreciación, Paridad Monetaria, son sencillos, entendibles y forman parte de una realidad que les resulta común.

En cambio, para el ciudadano común, el mexicano de a pie, el integrante de la clase popular, el ama de casa, el obrero, el padre de familia que gana de uno a dos salarios mínimos cada día, el tema económico se reduce a preguntas muy sencillas:

¿Me alcanza el dinero que gano o no me alcanza?

¿Puedo pagar la renta o la hipoteca sin que esto afecte otros gastos prioritarios como alimento, salud y educación de la familia?

¿Mi hijo tiene la garantía de educarse hasta salir de una universidad?

¿Me alcanza para los útiles escolares, los uniformes, las cuotas en el caso de escuelas públicas o la colegiatura en las privadas?

¿Hay comida suficiente en mi hogar?

¿Hay acceso a Salud con todo lo que este concepto implica: es decir, podemos enfrentar desde una gripe hasta una operación de alto nivel?

¿Tengo la certeza de un empleo permanente?

¿Cuándo mis hijos egresen de una universidad –en el caso de que hayan accedido a ella- podrán obtener un empleo bien remunerado?

¿En mi vivienda hay acceso permanente y de calidad a los servicios básicos como agua potable, drenaje, energía eléctrica?

¿El nivel educativo de los jefes de familia en mi hogar rebasa la educación básica; es decir, por lo menos cuentan con educación media: bachillerato?

¿Existen miembros de mi familia que son analfabetas?

(2)

“La caída de los ingresos en los hogares provocó que el número de personas en situación de pobreza aumentara en 2 millones durante los primeros años de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, al pasar de 53.3 millones en el 2012 a 55.3 millones en el 2014”: Consejo Nacional de Evaluación (CONEVAL) *

Al cierre del 2014 la población mexicana incluyó a 119 millones 715 mil personas. **

Así las cosas y de acuerdo al último informe del CONEVAL dado a conocer el pasado mes de julio, el 46 % de esta población es pobre.

Hacia el final del sexenio de Felipe Calderón Hinojosa -2006-2012- “a nivel nacional, el número de personas en situación de pobreza se incrementó en medio millón entre 2010 y 2012 llegando a 53.3 millones en 2012 (45.4 por ciento de la población total del país.).” establece el CONEVAL. ***

La diferencia entre los 500 mil nuevos pobres al finalizar el sexenio calderonista y los 2 millones del primer bienio de Peña Nieto es notable.

(3)

Para el Consejo Nacional de Evaluación en México “una persona se encuentra en situación de pobreza cuando tiene al menos una carencia social en los seis indicadores de rezago educativo, acceso a servicios de salud, acceso a la seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos en la vivienda y acceso a la alimentación”

Es decir, si usted lee este artículo y responde Sí a una sola de las preguntas iniciales, considérese en la categoría de pobreza.

Si responde afirmativamente a dos preguntas su situación de pobreza es grave y si responde Sí a tres o más se encuentra en pobreza extrema o de miseria.

(4)

Las últimas noticias de la macro economía mexicana son negativas y preocupantes: el dólar –principal referente monetario internacional y moneda de nuestro principal socio comercial: Estados Unidos- se vendió ayer hasta en 17.46 pesos en bancos mexicanos.

El petróleo, cuya venta constituye la principal fuente de ingresos para el gobierno mexicano, se cotizó en 33 dólares por barril durante el llamado “Lunes Negro”, es decir, vivimos un lunes 24 de agosto muy crítico en el marco de una crisis cada día peor.

Los Criterios Generales de Política Económica 2015 de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público establecieron que “el precio de referencia para la mezcla mexicana de crudo de exportación para el 2015, resultante de promediar los componentes I y II, es 82 dpb”. ****

De los 82 dólares por barril a que la SHCP calculó que se vendería el crudo mexicano, a los 33 dólares por barril a que se cotizó ayer, hay una diferencia negativa que rebasa el 50 %, lo que se traduce en una pérdida de ingresos

En abril del 2015, cuando el petróleo aún no caía a un precio tan bajo como el actual; se reportó que: “la petrolera estatal mexicana Pemex sufrió pérdidas por 100 mil 546 millones de pesos (unos seis mil 500 millones de dólares) en el primer trimestre de este año, de acuerdo con un reporte financiero enviado el jueves a la Bolsa Mexicana de Valores.” *****

El dólar tampoco había rebasado al peso al grado que ha ocurrido en agosto.

De modo tal que los informes por venir de parte de los analistas de nuestra macroeconomía con respecto al segundo trimestre del 2015 y lo que va del tercer trimestre, serán –con mucho- peores.

Esto equivale a decir que Papá llegó a casa con la noticia de que la empresa para la cual trabaja le ofreció dejarlo en la calle o pagarle la mitad de sueldo a partir de ayer, lunes negro del 24 de agosto.

Papá, había hecho planes y compromisos con la base del sueldo que ahora se ha partido en dos y que podría ser rebajado aún más.

Mamá, por su parte, fue al mercado y se encontró con un incremento en el precio del frijol, la tortilla y el pollo, con la advertencia del tendero de que hoy martes la canasta básica podría amanecer más cara…y subiendo.

(5)

¿Por qué nos ocurre esto?

Hay factores externos y hay factores internos que lo determinan. He aquí algunos.

En lo externo, existe una guerra por el mercado petrolero que ha saturado la oferta del energético abaratando su demanda: es decir norteamericanos y árabes han metido mucho petróleo en las tiendas y los compradores ofrecen menor dinero a quien lo venda, como es el caso de México.

El dólar, a su vez, incrementa su valor –entre otras causas- debido al fortalecimiento de la economía norteamericana y a la especulación financiera mundial que genera la devaluación de la moneda del principal rival mundial de los americanos en la actualidad: la poderosa China.

(6)

Entre los factores internos podemos señalar el exceso de política, de grilla electoral y la ineficaz administración que caracterizan al gobierno de Enrique Peña Nieto.

Que Luis Videgaray esté anotado en la lista Presidencial lo debilita en su calidad de Secretario de Hacienda.

Si el señor Videgaray será o no candidato presidencial es un tema para el 2018 pero hoy, en el 2015, lo convierte en un personaje que no inspira confianza a los dueños del dinero y eso nos afecta a todos: simpatizantes o no del sujeto de marras.

Que la inseguridad se incremente día con día en la mayor parte del territorio nacional, es un elemento que se suma a fallas en la infraestructura de comunicación y telecomunicación, a la existencia de monopolios, a la corrupción que permea la identidad nacional y este conjunto de factores inhibe las inversiones nacionales y extranjeras.

Por sí sola, la fuga del Chapo Guzmán no altera la economía del país; pero sumada al escándalo de “las casitas”del Presidente, su esposa y el Secretario de Hacienda y el perdón legal auto aplicado; al asesinato de 43 estudiantes en Iguala, Guerrero; a la imparable lista de periodistas asesinados; al fracaso de la Ronda Uno de PEMEX que constituye una privatización no reconocida como tal pero sí lejana a los resultados esperados; nos coloca –una vez más- ante una crisis explicable con nombres y apellidos de personas y contextos políticos que la generan.

(7)

¿Salvo por la demagogia que operará vía los medios de comunicación controlados, de qué herramienta política -apoyada en datos reales y demostrables- echará mano Enrique Peña Nieto durante su Tercer Informe de Gobierno, a realizarse el primero de septiembre?

No sólo estamos ante un tema de partidos políticos o de ideologías, de cultura política o democracia, de madurez ciudadana o de coyuntura histórica local o foránea.

Estamos ante eso pero nos encontramos, fundamentalmente, ante una crisis económica-política que nos remite a la de 1994 como su más cercano precedente.

Y ya conocemos el alto precio de una situación así.

(8)

¿Lo sabrá el Presidente?

Porque la encargada del hogar, la mujer trabajadora y ama de casa, la madre soltera, el padre de familia común, el obrero, el taxista, el maestro, el albañil, el agente de ventas, el estudiante, los comerciantes, los prestadores de servicios, los campesinos, los mexicanos en general que no pertenecemos al grupo privilegiado de los millonarios encabezados por Carlos Slim, Enrique Peña Nieto, Luis Videgaray y compañía, sí lo sabemos, lo padecemos y estamos en alerta cotidiana.

En el caso de saberlo…. ¿Lo entenderá el señor Enrique Peña Nieto?

Porque a juzgar por el panorama descrito y el papel que juega al respecto el titular del ejecutivo, día con día se fortalece la hipótesis de nos gobierna la persona equivocada, que ha confundido al país con la cueva de Alí Babá y los 40 ladrones.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s