Presidencialismo surrealista

Standard

Refuerzo de Letras

LA IMAGEN SURREALISTA DEL PRESIDENCIALISMO

 Rafael Alcántara-Conde

0701_Dedal

Hacer figurar a los titulares del Poder Ejecutivo como en una veleidosa pasarela contribuye no solo a deformar el pleno conocimiento de la historia, sino a negar el carácter ciudadano.

Mucha gente piensa que por la lectura de libros se podría adquirir el mejor conocimiento del mundo y, eso trae consigo, llegar a tener una gran cultura con un mejor discernimiento de nuestra vida; así que es recomendable el acercarse a las obras literarias.  Cierto, pero eso no quiere decir que sea darse como bueno cualquier clase de narrativa donde se exponga de justificación que es suficiente entender de algo, aunque fuera someramente, para entonces poderlo apreciar.  Resulta por ejemplo un sofisma afirmar que con enterarse del anecdotario presidencialista se alcanzaría saber de todo un pasaje histórico del país, cuando ello apenas cumple un solo aspecto –algunas veces hasta trivial- de la etapa política correspondiente.
Es cuestionable tal estrategia reduccionista ya que para valorar la actuación de un régimen equis no procede hacerlo únicamente desde la óptica presente, sin estar informado lo más amplio posible de los demás acontecimientos, circunstancias, situaciones, etc., de la época en cuestión, pues hay que tener muy en cuenta los antecedentes del momento, las carencias demandantes de solución, lo mismo entender del imaginario colectivo imperante; y ello, ha hecho inevitable igual aparecieran Agustín de Iturbide, o López de Santa Anna, y un Benito Juárez, ocupando en su oportunidad legítimamente o no la primera magistratura de México.

Y mucho menos podría aceptarse, según arguye el autor de un folletín y de cuyo nombre no querría acordarme, que basta evaluar donde queda la cabeza, para honrar el cuerpo restante que gobierna porque tal vez se estaría desconociendo el papel trascendente o no, decisivo o no, del noble conglomerado humano que soporta, consiente o secunda al caudillo en turno; masa informe que ultimadamente solo cambia de rostro cada período, pero que es quien a final de cuentas resulta ser determinante e inerte en la marcha del estado por su tolerancia, resistencia o solidaridad ante los embates de la naturaleza, la economía, y el destino.

r_alconde@yahoo.com.mx

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s