Marcha de indignación en Xalapa

Standard
Publicamos esta carta abierta signada por la comunidad universitaria
Al Gobernador Javier Duarte de Ochoa
Al Secretario de Seguridad Pública Arturo Bermúdez Zurita
A la Rectora Sara D. Ladrón de Guevara
A la Comunidad Universitaria de la UV
A la sociedad veracruzana
Al pueblo de México
XALAPA, VERACRUZ, 05JUNIO15.- Al rededor de la 1:00 de la mañana de este viernes, 8 estudiantes de la Universidad Veracruzana fueron brutalmente golpeados por hombres encapuchados con chalecos tácticos policiales, bates de béisbol, machetes y palos dentro de una casa habitación en la calle Herón Pérez 2 bis de la capital del estado mientras celebraban el cumpleaños de uno de ellos. Al retirarse los agresores arribaron elementos de la Secretaria de Seguridad Pública (SSP) a tomar fotografías de los estudiantes agredidos sin prestar ningún tipo de ayuda y recibiendo la orden de retirada por parte de unos hombres abordo de un vehículo blanco. Los estudiantes fueron trasladados al Centro de Especialidades Médicas (CEM) con heridas de gravedad, fracturas craneales; dos de ellos perdieron toda la dentadura y uno más tiene la cara partida por un golpe que recibió con un machete. Los padres de los estudiantes aseguraron que en las próximas horas van a retirar a sus hijos por temor a ser ultimados en el hospital.  FOTO: RUBÉN ESPINOSA /CUARTOSCURO.COM

Alrededor de la 1:00 de la mañana del pasado viernes, 8 estudiantes de la Universidad Veracruzana fueron brutalmente golpeados por hombres encapuchados con chalecos tácticos policiales, bates de béisbol, machetes y palos dentro de una casa habitación en la calle Herón Pérez 2 bis de la capital del estado mientras celebraban el cumpleaños de uno de ellos. Al retirarse los agresores arribaron elementos de la Secretaria de Seguridad Pública (SSP) a tomar fotografías de los estudiantes agredidos sin prestar ningún tipo de ayuda y recibiendo la orden de retirada por parte de unos hombres a bordo de un vehículo blanco. Los estudiantes fueron trasladados al Centro de Especialidades Médicas (CEM) con heridas de gravedad, fracturas craneales; dos de ellos perdieron toda la dentadura y uno más tiene la cara partida por un golpe que recibió con un machete. Los padres de los estudiantes aseguraron que en las próximas horas van a retirar a sus hijos por temor a ser ultimados en el hospital.

 
Nuestra indignación es profunda. Nuestra rabia inacabable. Nuestro coraje indecible.
            La artera, vil, cobarde golpiza a ocho jóvenes universitarios es una agresión a toda la comunidad de la Universidad Veracruzana. Los batazos, machetazos, golpes, patadas e insultos fueron asestados a ocho jóvenes que festejaban un cumpleaños, pero la embestida es contra todos nosotros. Tres jóvenes continúan hospitalizados con múltiples fracturas, con heridas de arma blanca, con el cuerpo adolorido, sin dientes, y los otros cinco están también lastimados, escondidos y con el estupor de no entender por qué fueron atacados. Estupor compartido por quienes no fuimos heridos, pero sí agredidos.
            Esta brutal agresión se da en el contexto de un deterioro social, económico, ambiental, de derechos humanos e institucional, de violencia contra las mujeres, en el estado de Veracruz y en México. La golpiza a nuestros compañeros va a la par de la violencia desatada en Guerrero, en Puebla, en Oaxaca, en la ciudad de México. Imposible separar esta violencia abierta de la lista negra de la SSP de Veracruz que ha circulado en días recientes, en la que figuran los nombres de varios universitarios y de compañeros y compañeras de organizaciones civiles. A todas luces, se trata de criminalizar la protesta social, de amedrentar, de acallar la crítica.
            Un comando paramilitar ha atacado a la comunidad de la Universidad Veracruzana, no sólo a ocho jóvenes estudiantes. Hemos sido atacadas todas, hemos sido atacados todos. Lo afirmamos así porque ese es el sentido de construirnos y reivindicarnos como COMUNIDAD: nos construye colectivamente el pensamiento, el arte, la ciencia, la crítica, la palabra. Un comando de bestias con equipo táctico policiaco se ha ensañado golpeando nuestro pensar, nuestro decir, nuestro soñar. Y si por el momento algunos hemos sido silenciados a fuerza de machetes y garrotes, nuestra palabra, nuestro pensar, nuestro soñar, siguen intactos.
            El viernes por la madrugada fueron ocho estudiantes atacados con saña y cobardía, pero es claro que pudimos ser cualquiera de nosotros: una profesora al dejar el salón de clases, un trabajador camino a su facultad, un grupo de investigadores rumbo al coloquio, un funcionario universitario al salir de la oficina. Eso también nos construye como comunidad: sabemos que solo contamos con nosotros porque en Veracruz y en México el estado de derecho es inexistente. La impunidad campea: Guardería ABC, Tlatlaya, Ayotzinapa, Regina Martínez, y muchos otros crímenes, así lo confirman.
            Las declaraciones de las “autoridades”, específicamente de la Secretaría de Seguridad Pública, deslindándose del ataque son no solo insuficientes sino totalmente cínicas: los policías que acudieron a la casa donde fue la agresión no hicieron nada por ayudar a los jóvenes; al contrario, se retiraron del lugar siguiendo órdenes de unos civiles (los que llegaron en un Pontiac blanco, hay testigos que presenciaron el hecho). Y lo más importante, el nivel de violencia e impunidad en el estado de Veracruz (asesinatos, secuestros, feminicidios,  levantones) se ha incrementado de manera alarmante sin que las autoridades den respuesta y resuelvan la situación, lo que sólo puede explicarse por ineficiencia, negligencia o contubernio.
            El pronunciamiento de las “autoridades” de la Universidad Veracruzana no sólo es insuficiente sino falaz: sugiere que la comunidad universitaria no está bien informada, cuando han sido estudiantes quienes desde los primeros minutos de la agresión han estado cerca de los jóvenes y sus familias. El exhorto a informarnos “responsablemente” es de una ingenuidad insultante: llaman a informarnos cuando ellos mismos están completamente alejados, y hasta ajenos, a la comunidad que supuestamente representan. ¿Informarnos responsablemente en un estado en el que los periodistas son asesinados y los crímenes permanecen en la impunidad? ¡Por favor!
 
Exigimos a las autoridades de la UV que se responsabilicen de los gastos médicos, legales y psicológicos de los muchachos agredidos.
 
Reclamamos de las autoridades universitarias un firme, claro y contundente posicionamiento institucional -acompañado de acciones concretas- a la altura de la comunidad a la que representan y sobre todo, acorde con las gravísimas circunstancias del estado de Veracruz.
 
Demandamos castigo a los culpables materiales e intelectuales del brutal ataque a los estudiantes.
 
Reclamamos el cese a la criminalización de la protesta y el activismo social.
           
Estudiantes, egresados, trabajadores y académicos
de la Universidad Veracruzana
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s