Coatzacoalcos merece mejor época

Standard
En la actualidad, la generación de recursos es aprovechada por empresas foráneas
La casa de la familia Pavón Bremont, construida en 1916, época de auge en Coatzacoalcos

La casa de la familia Pavón Bremont, construida en 1916, época de auge en Coatzacoalcos

Coatzacoalcos, Ver.
Javier Pulido Biosca
Revista Raíces
Coatzacoalcos ha tenido épocas mejores que la actual. ¿Cuál es la razón por la que en la actualidad la riqueza no se ve?
Desde su fundación como población, hacia 1731, Coatzacoalcos ha sido el centro de la economía de la región. En estas primeras fechas, un astillero de la Corona española fue el resorte de la economía, congregó a carpinteros de ribera, oficiales, ingenieros navales, comerciantes de todo tipo e infinidad de trabajadores.
Las maderas llegaban desde la región de la ribera del río, ya desbastadas por los leñadores a lo largo del río. Tal vez desde esa época date la instalación de un aserradero en Minatitlán, aunque los datos son aún poco claros. Sí hay un mapa de 1777 en donde se ubica el aserradero con el nombre de “Fábrica”.
A lo largo de los años, Coatzacoalcos mantuvo esta preminencia económica. Un ejemplo se ve en la casa de la familia Pavón Bremont, localizada en la actual esquina de Zaragoza con Corregidora, en el centro de la ciudad. Edificio coronado con la fecha de 1916, para honrar el año en que se concluyó la construcción del citado paramento.
En esa época –contó Roberto Williams– se recibían los envases de leche que se enviaban por ferrocarril desde Ojapa, en la proximidad del rancho de la familia Pavón, y se vendía la leche de tal manera que a las 9:00 de la mañana ya estaba colocado todo el producto que adquirían los compradores de manera sistemática.
Cuenta Williams que también se procesaba el lácteo para producir quesos, que eran vendidos en Coatzacoalcos, en la tienda que hubo en la citada casa.
La riqueza de la región se concentraba en Coatzacoalcos, pues así como la familia Pavón vendía la leche y productos de su rancho en la proximidad de Ojapa, otras muchas familias vendían los productos provenientes de Ixhuatlán, Acayucan, Jáltipan o Chinameca.
Así se consolidaron capitales locales, asociados a familias algunos de cuyos apellidos todavía suenan en la localidad. Esta economía que recibía beneficios locales permitía la estabilidad de los puestos de trabajo, de tal manera que los embates de la revolución mexicana afectaron poco a esta generación de riqueza.
Pero las oportunidades para los empresarios locales se han recortado cada vez más, hasta llegar a ser simples representantes de consorcios que, la mayor parte de las veces han dejado de ser siquiera mexicanos, razón por la que la riqueza ha dejado de verse a pie de calle y sólo unas pocas manos la conservan.
Y esto preocupa a muchas personas de la localidad, por lo que han estado en pláticas para que algunos de los aspectos de la economía local puedan ser insuflados de la fortaleza económica que deje riqueza a la región.
Tal vez este año estemos en los albores de estas actividades, aunque una de las condiciones es la distancia que se ha de tomar a la clase política, que todo lo contamina y más en un año electoral como el actual.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s