Desempleo real en México del 32.22%

Standard
La pérdida de los empleos formales se origina en la búsqueda de los consorcios para abaratar sus costos.

La pérdida de los empleos formales se origina en la búsqueda de los consorcios para abaratar sus costos.

Crece la informalidad laboral y se sitúa en el 58.91% de la PEA en el mes de septiembre, arriba del 57.53% del mismo mes de 2013

Javier Pulido Biosca

Revista Raíces

Aún cuando la Población Económicamente Activa, PEA, se redujo debido a que la edad mínima legal para laborar se aumentó de 14 a 15 años, la proporción de las personas que trabajan sin seguridad social alguna, aún cuando sus servicios sean adquiridos por empresas formalmente registradas ha crecido para llegar al 58.91% de la PEA en el mes de septiembre, arriba del 57.53% del mismo mes de 2013, según los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI.

El desempleo también ha crecido, si se toma en cuenta que los desempleados, que integran el 4.75% de la población económicamente activa, se adicionan a quienes laboran en unidades sin registro fiscal, que es un sector denominado como informal, y que representan el 27.47% de la PEA, cifra que ha crecido en los últimos doce meses, ya que en septiembre de 2013 significaban el 27.36% de la PEA.

Sumados los desempleados con quienes laboran en la informalidad totalizan el 32.22% de la PEA, que refleja con mayor exactitud la situación actual de México.

Los estudiosos de este fenómeno, como Klaus Zimmermann, de Harvard, explican que este fenómeno es “un nuevo espectro que atemoriza a la economía mundial, el espectro de la informalidad.

“El término designa tanto a personas que tienen arreglos informales con los patrones como a quienes poseen una ocupación de auto–empleo, pero en ambos casos carecen de seguridad en su empleo a la vez que está ausente la seguridad social”.

En Europa

En la medida en que se profundiza la recesión en España más trabajadores son enviados a la economía subterránea (o informal), lo que significa hasta el cinco por ciento del PIB español, de acuerdo a algunos estimados, con amplias implicaciones para ese país en sus intentos de revivir su economía.

Las buenas noticias es que el tamaño de la economía subterránea significa que más españoles de los que se ven están trabajando, y que la tasa oficial de desempleo que figura en el 24.4% –la más alta de Europa– está sobre estimada por algunos en una cifra que va del 5 al 9%, según dicen los economistas. Esto da a España una importante válvula de escape.

“Sin la economía subterránea estaríamos en riesgo de una posible violencia social”, dijo Robert Tornabell, profesor y anterior deán de la escuela de negocios Esade, en Barcelona. “ Muchas personas se mantienen a flote gracias a la economía subterránea, así como que dan soporte a su red familiar”.

Cabe decir que la informalidad ha surgido, en su mayor parte, porque los empleadores están buscando reducir sus costos y recurren a acuerdos legales con sus empleados. Es decir, los empleados están haciendo, sin mucho asombro, aquello que es mejor para la compañía en lugar del trabajador.

En los EU

Aun bajo el espíritu optimista de los Estados Unidos, los jóvenes están mudándose de vuelta a la casa de sus padres cada vez más porque no pueden encontrar empleo al terminar la universidad. Los periódicos estadounidenses afirman que esos chicos boomerang no son nada nuevo, pero solían referirse únicamente a economías en países más lejanos, como Italia.

“Lo cierto es que mucho de la precariedad laboral actual de Italia también puede encontrarse en EE.UU., aunque tampoco es un motivo de celebración para Europa”, señaló Zimmermann. La única buena noticia es que mientras la generación de baby boomers comience a jubilarse en mayor número, al fin los jóvenes podrían tener más oportunidades de encontrar trabajo.

Desempleo juvenil en Latinoamérica alcanza cifras millonarias

Buenos Aires, ARg.

Argenpress

Más del 10 por ciento de los jóvenes en América Latina y el Caribe está hoy sin empleo, advierten estudios recientes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En los últimos años la región se ha visto severamente afectada por las altas tasas de desocupación y de informalidad laboral, problemas que afectan con mayor dureza a la población menor de 25 años.

De este grupo etario se estima que el 13.9 por ciento busca trabajo, lo que significa que casi ocho millones de jóvenes no tienen sustento económico, indicó la OIT.

Esta cifra es un poco más del doble de la tasa de desempleo general en la región durante el primer semestre del presente año (seis por ciento) de acuerdo con la más reciente edición del reporte conjunto de la OIT con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

La crisis laboral en Latinoamérica constituye un problema multidimensional, que demanda más y mejores trabajos para la juventud reconoce el documento

Otra alarma en la región es la alta incidencia de la informalidad laboral, que afecta a seis de cada 10 jóvenes que comienzan a trabajar.

En Latinoamérica cerca de 27 millones de menores de 25 años están ocupados, pero con bajos ingresos, sin protección social ni derechos, continúa el informe de la OIT.

El resultado final de esta crisis son al menos 35 millones de jóvenes que pueden ser víctimas de desaliento y frustración ante la persistente falta de oportunidades laborales, sentenció.

Los obstáculos que sortean los que recién se inician en el mercado laboral también afectan los esfuerzos por superar las situaciones de pobreza y desigualdad en la región, concluyó la experta.

“No hay soluciones mágicas ni soluciones únicas para esta problema”, afirmó el especialista regional en empleo juvenil de la OIT Guillermo Dema, quien considera necesario formular combinaciones de medidas que se adapten a la situación de cada país.

Entre las alternativas desarrolladas por los diferentes gobiernos se encuentran las mejoras en la calidad y el acceso a la educación, al igual que programas de formación profesional, que preparan al trabajador para enfrentarse a las nuevas demandas del mercado laboral y aspirar a un puesto de trabajo más competitivo.

La OIT resalta la importancia de la inserción laboral y de todas aquellas alternativas encaminadas a favorecer los empleos formales y aumentar la cobertura de la seguridad social.

En varios países latinoamericanos se brinda apoyo a las iniciativas empresariales de los jóvenes que les garantizan los recursos para emprender sus propios negocios y que estos a su vez se conviertan en fuentes de trabajo formal.

A pesar de todos los avances aún queda por hacer. Las estimaciones de la OIT apuntan que sólo el 37 por ciento de los jóvenes cotizan al seguro de salud y el 29,4 por ciento al sistema de pensiones, por lo que la formalización del empleo para este grupo social es y seguirá siendo una prioridad para los países de América Latina.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s